Llegando A Tu Alma

Siempre el encontrar nuevos lugares genera sentimientos de incertidumbre, emoción de saber a qué o quienes nos vamos a encontrar, ilusión de poder conocer y experimentar algo nuevo y diferente, pero más aún, cuando se sabe que aquel nuevo lugar está lleno de amor hacia las pequeñas generaciones.

Al entrar a la Fundación Ayuda por Colombia se respira el calor de las personas que trabajan aquí, quienes cada mañana reciben con una sonrisa dibujada en su rostro a aquellos niños, que por circunstancias de la vida, han pasado por dificultades ¿Y cómo no? Si es casi imposible no sentir emoción al ver entrar cada niño con esa inocencia e ilusión, cargados de positivismo que transmiten a todos los que día a día se esfuerzan por brindarles una mejor vida. Definitivamente, el amor es el corazón de este maravilloso lugar.

Cada parte de esta fundación hace que todo sea "perfecto" y es un perfecto entre comillas porque no es por la parte física, sino del amor de que todo lo que está en este lugar, hace que solo una construcción se convierta en un sitio lleno de magia, donde no importa si los ladrillos tienen la perfección que un arquitecto desearía, sino que su fuerza está en el corazón de cada persona que la conforma y se va construyendo con los ladrillos del alma, con el granito de arena que aporta cada persona aquí.

Lo más bonito del amor es ver que las personas amadas sienten todo ese afecto y lo retribuyen con un beso, una caricia o un abrazo como sinónimo de agradecimiento. Que hermoso es ver como se forman unas comillas en el rostro de cada niño cuando sonríen, mirar sus ojos llenos de luz donde reflejan la felicidad de su alma y observar las ganas que tienen de salir adelante.

El verdadero amor es el que nace del alma, el que se da con el corazón, así como lo hacen las personas que están aquí, quienes con esfuerzo y dedicación ayudan a niños y jóvenes que llegan a buscar oportunidades de vida, educación, alimentación. Niños que han pasado por momentos muy difíciles en su vida, la situación económica no es la mejor, pero encuentran aquí ese elemento que los complementa y los hace ser, lo que en verdad importa en la vida, ser felices.

Conocer Ayuda por Colombia genera expectativas de vida diferentes, muchas veces los seres humanos se concentran en cosas banales, intrascendentes. Pero cuando se aterriza en un lugar donde el eje principal es el amor al prójimo, donde se siente amor una vez se entra, cambia el paradigma, mueve fibras y se empieza a pensar en que vale la pena contribuir, desde el corazón, el propio granito de arena.

Qué bonito es ayudar, pero es más bonito cuando es hacia a las pequeñas generaciones, porque en ellas está el futuro, ese futuro que todos imaginan, un mundo diferente, donde todas las personas se atrevan a soñar y a luchar por convertir cada sueño en realidad. Lo que le brindemos hoy a los niños se verá reflejado en el mañana y de esta manera, entre todos, se puede construir ese mundo en el que todos anhelan vivir.

Newsletter

Enter your email